Hotels for Women

A full 80% of all travel decisions today are taken by women. Sometimes they travel alone in business, sometimes they travel with the family and increasingly in search of adventure. However, most hotels don’t seem to get it when it comes to catering to women. Hotels should be paying attention, women want much more than just a place to stay.

In 2010 a Cornell University report showed that in the US almost 50% of business travelers today are women. In 1991 this figure was just 25%. Wyndham Hotels & Resorts says that 35 percent of their business clients are women, for the Mandarin Oriental in San Francisco that figure us even higher, around 40%. Despite this surge in female business travelers, hoteliers have been incredibly slow to wake up to this demographic and have not yet realized the potential of this market, but it is a very attractive niche for hotels.

Most hotel designers and managers tend to be men, and are therefore clueless as to the specific needs of women. And it’s not that women want hotels designed exclusively for them, or that they don’t want men around, they just want some very basic things, like better makeup lighting, more diet-friendly options in the room service menu. They also appreciate cozy rooms decorated in pleasant colors and being able to wander around some common areas dressed comfortably without encountering male colleagues from work or the national convention. Women, and especially today’s super women can only completely relax from the pressures of corporate work and life in the company of other women.

Of course, Wi-Fi or express check ins are great, but other less obvious and simple things can make a world of a difference for women when staying in a hotel, like a shower cap for example, a shelf in the shower for women who shave their legs, quality shampoo and conditioner, and tampons. Looking perfect and feeling confident for a tough morning meeting or a presentation takes time and the appropriate tools.

Men and women use hotel rooms in different ways. When a man walks into a room, he might go to check the views, he will plug in his computer, open the minibar and turn on the TV. Women go to the bathroom and check if it is clean, if has a good bathtub and shower, and if it smells good.

Business women who travel alone will not necessarily visit the restaurant. First, they don’t want to look like they are alone and second, they don’t want to be the target of men hungry for new friends. Communal tables are a good solution so guests who dine alone don’t feel intimidated. And for those women who decide to stay in their rooms, there should be healthy food options in the room-service menu. Women are usually more health conscious than men, but increasingly, men are also embracing healthier habits. Intercontinental has even created a brand, EVEN Hotels, exclusively targeting healthy-conscious guests.

The Naumi, a luxury boutique hotel in Singapore’s business district, has a female-only floor. The staff is made up exclusively of women. The specifics include makeup remover, a yoga mat, fashion magazines, aromatherapy products and “flowery” wallpaper. (To see more pictures of the Naumi in Flickr)

In the Arab world, the Jumeirah Emirates Towers Hotel, in Dubai, has partnered with Swiss luxury watch, jewellery and accessories company Chopard to create a floor especially designed for traveling executive women. The initiative, launched in 2005, was the first of its kind in the Middle East. It is serviced only by female staff, and all the products, including bath towels, terrycloth bathrobe, Jacquard kimono and bath products, are by Chopard. Even the duvet and bed linens have been exclusively woven for this floor. The concept was introduced on a trial basis but the response was  tremendously positive, showing there is a market for this type of concept.

At the Premier Hotel in Times Square in New York they understand that women shouldn’t need to pack absolutely every little thing they need. Their women-only rooms include curling and flat irons, bath salts and loofahs, nail files, vanity kit, yoga mats, women’s magazines. Bathtubs are bigger than usual and there is makeup lighting and a stool at the sink so you can be more comfortable.

The Georgian Court Hotel in Vancouver says that the 18 rooms exclusively dedicated to female travelers -their Orchid Floor– which include flat irons, curling irons, ladies-olny emergency kits, upgraded Aveda amenities, yoga mats, additional satin-padded and skirt hangers, have been so successful the are considering adding a second floor.

Some hotels offer simply “female-friendly” rooms or floors, which means you can get fresh flowers, fashion magazines or ice cream, but many hotels know that many women also want to feel safe. Most female-only floors include extra security: a key-card door and female only staff. A recent survey by Premier Lodges found that 42 percent of female business travelers abroad are anxious about their personal safety. The Hilton in Colombo and the Novotel in Shanghai women-only floors include female security staff. Some hotels, like Inter-Continental, Crowne Plaza and Holiday Inn, offer rooms near lifts and even an escort to the rooms.

Expotel, a hotel reservation network established the Woman Aware campaign. Participating hotels had to fulfil 10 criteria to obtaining the Women Aware status. These included peep-holes on room doors, well-lit parking areas and full-body mirrors. Expotel has recently rebranded the campaing as Lone Traveller Initiative, to include all hotels that offer special services to guests traveling solo.

Hotels can offer other services to traveling businesswomen. Just as important as having the right amenities in the room, for example,is a concierge who is prepared to answer specific questions foreign women may have about culture and customs of the country, and who can arrange specific female-friendly activities. He should know and be able to recommend gyms and spas, but also where to experience a special wine tasting in a comfortable environment and should know if there are women-only networking events in the city.

Some hotels go the extra mile, like the Ellis Hotel in downtown Atlanta, which offers not only a secured entry, but also special amenities like slippers, a kiss cam to say goodnight to your loved ones, Bath & Body Works toiletries, chocolates, Red Bull and even Spanx.

In Europe, Lady’s First is a 28-room, boutique hotel in Zurich, situated in an elegant 19th century building in a quiet part of town, a stone’s throw from the lake. The lounge has an open fireplace and a rose garden. The upper floors of the hotel are for women only and include only-female staff. There is also an ambianced spa area with sauna, massage and cosmetic treatments.

Berlin has the Artemisia, the first hotel only for women in the city. Named after the Italian Baroque painter Artemisia Gentileschi (1593-1652), who was the first female painter to become a member of the Accademia di Arte del Disegno in Florence, the hotel has an art gallery with a changing exhibition by women artists. Also, the rooms are decorated with borrowed paintings.

The Bella Donna opened last year on the 17th floor of the the Bella Sky Comwell hotel in Copenhaguen’s Ørestad neighbourhood. According to the CEO Arne Bang Mikkelsen, the rooms on this floor were designed by women for women. Behind the locked glass door access is restricted and even the hotel manager Anders Duelund cannot enter. If a female guest wants to bring a man up to her room she must get a room on another floor.

The 20 special rooms (video), decorated in soft rose and burgundy, have fresh flowers, fresh fruit, chocolates, fashion magazines and full-body mirrors. Bathrooms include high-powered hair dryers, high-end shampoos, day and night moisturizers, creams and facial masks. The rooms cost on average about 40 euros (53 dollars) more than a regular room on another floor. Catering for women is big business because they are willing to pay a premium if they are being pampered.

You don’t have to make radical changes to tap into this market. At the London Dukes Hotel, management says bookings to their “Duchess Rooms” -which are standard rooms with fresh flowers, fruit, styling accessories, and other extras added — have surged 25% over the past year.

The Baglioni, also in London, doesn’t have a female-only floor, but women traveling solo (or with children) can request the Women Travellers program, which gets them a complimentary “lady butler”, use of a chauffeured Maserati for around town, the “best table” at the hotel’s Brunello restaurant, private check-in, a Laura Elos beauty box containing facial scrub and rejuvenating cream, a gift for the kids and a 20% discount on the hotel’s spa treatments. How is that for a treat? And it can’t be that difficult, right?

Hotel managers need to understand that it is not about the hair-dryer or the flowers, it goes beyond that. Women want and are willing to pay a premium for feeling safe, comfortable, empowered and pampered. More than focusing on specific amenities or services, they should really think about how to create a total experience that would meet the expectations of this growing market segment.

Advertisements

Frida Giannini y su Visión para Gucci

Frida Giannini fue nombrada Directora Creativa de Gucci en 2006, dos años después de que Tom Ford dejara el gigante de la moda italiana. Tom fue quien salvó a Gucci de una muerte lenta y la convirtió en una empresa sólida y rentable. Bajo su dirección las ventas de la marca se incrementaron en un 90% y cuando se marchó, la empresa estaba valorada en 10,000 millones de dólares. Ocupar el sillón de Tom Ford no iba a ser desde luego fácil. Sin embargo, Frida ha sido capaz de crear su propio estilo, más femenino y lleno de color, y ha seguido añadiendo valor a una de las marcas de lujo más reconocidas a nivel mundial.

Desde que es Directora Creativa en Gucci, Frida ha estado muy activa en las existentes acciones filantrópicas de la empresa y en muchas nuevas. Ella ha sido clave, por ejemplo, en la colaboración de Gucci con el proyecto Escuelas para África de UNICEF –al cual ha donado, a día de hoy, más de 12 millones de dólares- y es el primer socio corporativo en apoyar la iniciativa Escuelas para Asia, lanzada este año, con el objetivo de proporcionar acceso a una educación básica y de calidad a niños de Asia.

Frida Giannini es socia fundadora de la Fundación PPR para la Dignidad y los Derechos de las Mujeres. Gucci también apoya el Fondo para Niños y Adolescentes de China, una organización sin ánimo de lucro the lucha por resolver los problemas de los niños en las zonas pobres y rurales de China. El Fondo Gucci para Documentales Tribeca ofrece fondos para la post-producción de documentales que destaquen problemas sociales en cualquier lugar. En 2011 la Fundación PPR para la Dignidad y los Derechos de las Mujeres se asoció con el fondo Tribeca para crear un premio específico para proyectos que muestren “el coraje, la compasión, la extraordinaria fuerza de carácter y las contribuciones de las mujeres, alrededor del mundo”.

Con estas y otras actividades filantrópicas, Gucci se autoimpone estándares muy altos. Pero la compañía también se ha vuelto ecológica. La nueva gama de bolsas y packaging de Gucci, creada por Frida e introducida en Junio del 2010, es 100% reciclable, y el papel proviene exclusivamente de bosques certificados. Próximamente Gucci también tendrá packaging hecho de otros productos biodegradables, como el maíz, el bambú y el algodón. Los maniquíes en las tiendas estarán fabricados de poliestireno 100% reciclable y los acabados serán con pinturas a base de agua. Los catálogos y demás materiales impresos también serán suplantados por sus equivalentes electrónicos.

Este año Gucci también ha recibido del Consejo de Joyería Responsable una certificación por cumplir los estándares más altos medioambientales, sociales y éticos en sus colecciones de joyería. Frida cree firmemente que ser de una clase social alta hoy en día es diferente que serlo en los años 60 o 70. Hoy en día estas personas, muchos de ellos clientes de Gucci, creen en la responsabilidad social.

Frida se confiesa una gran admiradora de la música –colecciona discos de vinilos y tiene una colección de más de 8000- y le gusta rodearse de artistas. También es una gran apasionada del cine y de sus estrellas.

La historia de Gucci ha estado tradicionalmente muy ligada al cine y hoy la marca participa activamente en The Film Foundation, de Martin Scorsese, una organización que se dedica a restaurar y proteger la historia del cine. Giannini ha apoyado a esta fundación en sus esfuerzos por restaurar tesoros cinematográficos en peligro de desaparecer por el deterioro. Cada año, Gucci financia la restauración de una película, y de momento ya ha invertido más de 2 millones de dólares en estos proyectos. La lista de películas restauradas incluye joyas como Il Gattopardo o Senso de Visconti, Le Amiche de Antonioni, La Dolce Vita de Fellini y Érase una vez en América de Sergio Leone.

Como un tributo a Hollywood, Gucci habitualmente contrata directores relevantes para sus campañas. Uno de estos directores fue Frank Miller (Sin City), a quien contrató para el spot de la fragancia Guilty.

Para una de sus últimas campañas, para la fragancia Premiere, Gucci eligió al director Nicolas Winding Refn. El spot fue filmado en la Sheats Goldstein Residence, un edificio emblemático construido en los años 60 por el arquitecto John Lautner en Beverly Crest, Los Ángeles. Esta casa única, que se integra totalmente en el contexto natural, es una de las más famosas de Los Ángeles y ha aparecido en muchas películas y ha sido inmortalizada por fotógrafos como Julius Shulman. El spot está protagonizado por Blake Lively, una actriz de Los Ángeles, y se inspira en el glamour de la época dorada de Hollywood.

Gucci también es una de las pocas empresas que realmente sabe utilizar y explotar las redes sociales. Gucci permite, por ejemplo, a sus fans ver sus desfiles en tiempo real a través de livestream. No sólo eso, la página web también te permite ser tu propio “productor”, porque ofrece la posibilidad de cambiar en cualquier momento de punto de vista, eligiendo cualquiera de las cámaras presentes en el desfile. En uno de los desfiles, las celebridades y demás invitados al desfile también podían cotillear a los internautas que les miraban a ellos, a través de vidiwalls instalados en el vestíbulo del teatro, que mostraban las capturas de la webcams en casa.

Bajo el liderazgo de Frida Giannini, Gucci demuestra que una marca de lujo es glamour, pero al mismo tiempo puede representar la filantropía, la responsabilidad corporativa, la innovación y la creatividad a todos los niveles.

Gucci’s Frida Giannini and her Vision of What a Luxury Brand Should Be Today

Frida Giannini became Creative Director at Gucci in 2006, two years after Tom Ford -the man responsible for bringing the brand back from the dead and credited with turning it into a money machine- left the Italian fashion powerhouse. Under Ford, sales increased by 90% and when he left, the company was valued at $10 billion. Stepping into Tom Ford’s shoes wasn’t going to be easy, of course. However, Frida has been able to create her own style, more colorful and feminine, and she has continued to add value to one of the most solid and recognizable luxury brands today.

Since becoming Creative Director at Gucci she has been active in Gucci’s ongoing and new philanthropic activities. She has been key in the brand’s partnership with UNICEF, for example. Gucci supports UNICEF’s “Schools for Africa” project -to which it has donated more than $12 million so far- and is the first corporate partner to support its “Schools for Asia” initiative, launched this year, to provide access to quality basic education for children in Asia.

Frida Giannini is a founding member of the PPR Foundation for Women’s Dignity and Rights. Gucci is also supports the China Children and Teenagers Fund, a non profit charity organization that fights to solve youth welfare issues in rural and impoverished regions of China. The Gucci Tribeca Documentary Fund offers finishing funds to feature-lenth documentaries that highlight social problems everywhere. In 2011 The PPR Foundation for Women’s Dignity & Rights partnered with the Tribeca fund to create a specific award for projects that “illuminate the courage, compassion, extraordinary strength of character and contributions of women from around the world”.

With these and other philanthropic activities, Gucci sets high standards for itself. But it has also embraced sustainability. Gucci’s new range of packaging, created by Frida Giannini and introduced in June 2010, is 100% recyclable, with the paper sourced only from certified forests. In the future, packaging will include the use of other biodegradable materials, such as corn, bamboo and cotton. Mannequins in stores will be made of 100% recyclable polysterene finished with water based paints. Printed brochures and catalogues are being phased out and replaced by electronic equivalents.

This year Gucci also achieved certification by The Responsible Jewellery Council for meeting the highest ethical, social and environmental standards in its jewellery collections. Frida Giannini firmly believes that being a jet setter today is different to what it was in the 60s or 70s. Today’s jetsetters, many of whom are Gucci clients, are conscious and believe in social responsibility.

Frida is a confessed admirer of music –she collects vinyl records and reportedly has more than 8,000- and likes to meet and be surrounded by artists. She is equally passionate about movies and movie stars.

Gucci’s history has been richly influenced by cinema and the brand actively participates in Martin Scorsese’s The Film Foundation, a nonprofit organization dedicating to protecting and preserving motion picture history. Giannini has supported the foundation in its efforts to restore movie treasures that are in serious danger of being lost. Each year Gucci pays for the restoration of at least one movie, so far it has paid more than $2 million. The list of movies already restored includes Visconti’s Il Gattopardo and Senso, Antonioni’s Le Amiche, Fellini’s La Dolce Vita and Leone’s Once Upon a Time in America.

As a tribute to Hollywood, Gucci usually hires relevant film-makers to direct its advertising campaigns. One of these directors was Frank Miller (Sin City), who created a spot for Gucci’s fragrance Guilty.

For one of its latest campaigns, for the fragrance Premiere, Gucci chose director Nicolas Winding Refn. The film was shot at the Sheats Goldstein Residence, an iconic building constructed in the 60’s by architect John Lautner in Beverly Crest, Los Angeles. The unique house, that blends itself with the surroundings, is one of the most famous in Los Angeles and has appeared in countless films and has been immortalized in photographs by the likes of Julius Shulman. The film features Blake Lively, an actress from Los Angeles, and is inspired in Hollywood’s golden era glamour.

Gucci is also one of the few companies that actually knows how to use social networks. Gucci allows its internet fans, for example, to watch the livestream of its fashion shows, having even the option of being your own “producer” during the show, because you can switch between different camera angles. Playing around with the idea of an art installation, in one show the celebrities and other guests at the fashion show could also see, on vidiwalls, the webcam images of those watching them from home.

Under the leadership of Frida Giannini, Gucci shows that a luxury brand can be, not only about glamour, but can also represent philanthropy, corporate responsibility and innovation and creativity at every level.

Sexy por Dentro (Parte 2)

Siendo totalmente sinceros, los hombres pueden ser igual de ridículos que las mujeres cuando quieren parecer sexy. Muchos hombres creen que parecerán más sexy, por ejemplo, si tienen un coche deportivo, pero porque no entienden que esto realmente no funciona así. Hay mujeres que encontrarán mil veces más sexy a un jovencito italiano en una Vespa que a un hombre maduro que conduce un Mercedes. Me atrevo a decir que aunque este hombre tuviese 5 Mercedes, esto no le haría más sexy.

Mercedes Benz es una marca muy viril, todo músculos y testosterona. Ya estemos hablando de la serie A, los coches familiares de la serie B, o de la serie R, son coches totalmente masculinos. BMW también fabrica coches que apelan más a hombres que a mujeres, pero tienen el Mini, un coche que las mujeres sencillamente adoran. Si ves a una mujer conduciendo un Mercedes deportivo, lo más seguro es que no sea suyo, o a lo mejor no lo compró ella. Y si es suyo, probablemente esté jugando con estereotipos  que ha visto en series de televisión o en películas, sin darse cuenta que en la práctica puede que esté asustando a los hombres, en vez de atraerlos. ¿Quien realmente compra estos deportivos? Hombres que quieren parecer más jóvenes. La próxima vez que veas un deportivo Mercedes, mira al conductor, lo más seguro es que ni siquiera esté en la crisis de los 40, esta la superó hace tiempo. Puede que esté más bien que esté en la de los 65. Y si es un chico joven, bueno, lo más probable es que sea prematuramente viejo sin saberlo. Lo más seguro es que ni el joven ni el maduro se den cuenta de que su público puede que no sean mujeres, sino otros hombres, que son los que realmente apreciarán su Mercedes.

Mercedes como marca hace grandes esfuerzos por parecer cool, porque probablemente sabe perfectamente que es percibida como una marca quizás algo rancia. Sin embargo, cool no es lo mismo que sexy. Mercedes ha producido un fabuloso vídeo interactivo que tiene en su página web, con la increíblemente sexy Ksenia Lauren como protagonista, conduciendo un magnífico SLK. Este vídeo es revelador en cuanto a todo lo que nos descubre acerca de las fantasías de los hombres. Es importante notar que de lo que trata es de la actitud de la chica. Un SLK en acción definitivamente produce una subida de adrelalina, pero las mujeres con personalidad pueden dominar a un hombre sin mayor problema.

Mercedes patrocina hoy en día la Semana de la Moda en 30 países alrededor del mundo. Extraña combinación, teniendo en cuenta que es una marca tan masculina. Ahora contrata a Mario Testino para sesiones fotográficas. Al justificar su interés en la moda, la nota de prensa de Mercedes dice que la marca “comparte con el mundo de la moda una convicción de que los estándares son establecidos por aquellos que innovan y demuestran liderazgo en sus correspondientes campos.” Continúa diciendo que “la verdadera innovación tiene un impacto inmediato y un valor duradero, el veradero liderazgo abre la mente a posibilidades, y esto lo encontramos tanto en un showroom de Mercedes como una pasarela de la Semana de la Moda Mercedes-Benz.” Si alguien se ha creído eso que levante la mano. Yo, desde luego que no. Es puro reposicionamiento de marca y algo forzado, además.

Imagino que lo que intenta Mercedes no es tanto hacer que los hombres se interesen por la moda como que las mujeres se interesen por los Mercedes. Pero aunque el mundo de la moda seguirá aceptando, y encantado de la vida, patrocinios hasta del mismísimo diablo si es necesario, mi intuición me dice que las mujeres seguirán prefiriendo a Mini. Estadísticas en Estados Unidos muestran que la marca automovilística que más compraron las mujeres en 2011 sigue siendo Mini, seguido por Nissan, Kia, Honda o Fiat. Otras marcas en esa lista son Volvo, Volkswagen, Toyota y Smart, y el modelo concreto que más compraron fue el Volvo S40. Las mujeres en general prefieren vehículos más pequeños y más eficientes en el consumo de combustible. Sin duda encuentran estos atributos más sexy. Por el contrario, los hombres, si pueden permitírselo, prefieren comprar marcas como Ferrari, Bentley, Maserati, Porsche y Jaguar.

Pero ahora volvamos ahora a lo de ser sexy

Sexy es ser percibido inmediatamente como alguien atractivo. Es un sentimiento cálido e íntimo de placer que hace que deseemos estar con otra persona y está más cercano a lo sensual que a lo sexual.

Pero nunca te tomes la moda demasiado en serio, porque una mujer que lo hace es tan sexy como puede serlo un obseso del fútbol para las mujeres. La moda es glamourosa, pero ¿Quién dijo que los hombres quieren glamour en sus vidas? De hecho, algunos lo encuentran molesto. Hay que saber cuando la ocasión requiere impresionar a otras mujeres y cuando quieres impresionar a hombres. Los hombres son un público objetivo completamente diferente. La ropa puede hacerte sentir más sexy, pero no vayas demasiado lejos. Los hombres a los que realmente les interesa la moda son principalmente gay, y puede que no sea el público al que te quieres dirigir.

Es totalmente cierto que los hombres sienten una fascinación especial por el pelo largo en las mujeres. Sería de necios no confesarlo. El pelo corto puede quedar muy bien e incluso ser sexy, pero no se me ocurrirían suficientes palabras para empezar a explicar lo que se le pasa por la cabeza a un hombre cuando se le cruza una mujer con una larga melena por delante. Es algo primitivo e hipnotizante. Es como si el mundo se detuviera y ya ni siquiera viéramos a una mujer, sino un pura sangre cabalgando en cámara lenta. Y el olor a champú puede ser totalmente embriagador.

No hagas cosas extrañas con tu pelo, lo más importante es la sencillez. Si a pesar de todo quieres experimentar con tu pelo, ve a un profesional, no lo intentes tú misma. He visto demasiados desastres. No quieres que te pase lo que le ocurrió a Sansón. Tu pelo es un arma de seducción masiva y uno de tus activos más valiosos, no te la juegues.

No lleves tacones altos simplemente porque pienses que es sexy, especialmente si no te sientes cómoda y no sabes caminar con ellos. Mis zapatos favoritos son los zapatos de cuña, no los tacones altos, por ejemplo. Christian Louboutin hace zapatos preciosos, pero cualquier cosa por encima de los 8 centímetros es sencillamente ridículo. Es todo marketing. Él quiere que tu creas que 12 centímetros es sexy y tú quieres creértelo, así que funciona un poco como la religión. ¿Pero por qué quiere que tú te creas que es más sexy? Pues porque es más caro. Pero debes creerme que para los hombres no es más sexy. Estarás de acuerdo conmigo que cuando el sexo se convierte en sadomasoquismo, eso ya no es realmente sexo. Pues, es la misma idea. Lo más sexy, de hecho, es no llevar zapatos. Caminar descalza, eso sí que es sexy. Lo siento, Louboutin.

Pero lo que voy a decir a continuación es aún más interesante. Lo sexy puede existir incluso cuanto tú no estás. Una persona puede ser sexy sin estar físicamente presente. ¿Puede haber algo más sexy, por ejemplo, que encontrar unas sandalias de mujer inesperadamente por la casa? Los hombres responden a este comportamiento territorial. Yo me encontré estas sandalias en el pasillo y me pareció muy sexy. Mucho más que si fuesen Manolo Blahniks. Me atrevo a decir que es precisamente la informalidad de las sandalias lo que hace que este momento doméstico sea especialmente encantador. Es algo que se experimenta con los sentidos. No es algo que se pueda comprar.

Una de las maneras más eficaces de cautivar a un hombre es con el movimiento. Puede ser el movimiento de tu pelo, de tus manos, de tus piernas o de todo tu cuerpo. Muchas mujeres y hombres se mueven de manera torpe, descoordinada y poco fluida. Hay quien no sabe qué hacer con sus brazos o sus manos. El movimiento debería ser una pieza clave de tus tácticas de seducción. El movimiento corporal debe transmitir seguridad, equilibrio, intención, musicalidad, harmonía; debe estar compensado y ser elegante. La importancia del movimiento y del lenguaje no verbal en general es absolutamente clave. Yo diría que el movimiento es un componente esencial de ese sexy real del que estoy hablando.

Nuestra memoria es visual y el movimiento puede ser hipnótico. Mi amigo Richard dedicó cinco minutos a explicarme cómo una mujer, que habitualmente visita su restaurante, camina y se sienta en una silla. Incluso se levantó para imitar cómo esta mujer se sujeta la falda con ambas manos, para luego inclinarse de una manera concreta y entonces deslizarse en cámara lenta hasta la silla. Luego me explicó, con todo lujo de detalles, cómo lograba cruzar con elegancia las piernas. Un hombre nunca olvida a una mujer que es sexy.

A los hombres les encanta ver a las mujeres moverse y bailar. ¿Por qué? Quizás se deba a que  tradicionalmente los hombres siempre han tenido una relación diferente con sus propios cuerpos. El movimiento, para nosotros, es técnico o mecánico: correr más rápido, levantar más peso. No nos solemos concentrar en que nuestros movimientos sean elegantes. Esto no quiere decir que los hombres  no puedan ser elegantes en sus movimientos ni que todas las mujeres tengan gracia al moverse. Pero las mujeres que se mueven con elegancia ciertamente tienen una influencia sobre los hombres. Una mujer que no sabe bailar es aburrida. Da igual que sea house, flamenco, salsa, funky o pole dancing, pero baila. Pero es importante conocer los límites. Si crees que el reggaetón es sexy, estás equivocada. Eso no es sexy, es sexual. El equivalente humano a una llamada de apareamiento. En el otro extremo, el tango es demasiado estilizado y técnico como para resultar sexy. Pero recuerda, el baile también es una herramienta de seducción. Este video es un ejemplo perfecto de sexy, es un grupo de bailarinas coreano practicando la coreografía de la famosa canción Gangnam Style del artista, también coreano Psy, que se ha convertido en un hit en internet. Notad que todas son sexy, pero hay una que lo es incluso mucho más que las demás, la chica de verde. Es muy fácil ver como el baile seduce.

Ser sexy es una actitud y tiene poco que ver con el aspecto físico, y mientras que es difícil de capturar en una fotografía, ciertamente se puede apreciar en un vídeo. Este vídeo de Michelle Jenneke, una deportista australiana de 19 años, calentando antes de una carrera de obstáculos durante el Campeonato Mundial Junior de Atletismo este año en Barcelona, se extendió por internet como un incendio por un matorral seco. Es justo decir que ella no era la única que se estaba calentando. Este vídeo captura la esencia de lo sexy. Aquí vemos la frescura, un aire de inocencia, la sonrisa, el movimiento, el pelo, la espontaneidad, la informalidad y la naturalidad. Todo lo que estoy hablando se puede encontrar aquí. Por supuesto, gana la carrera y sin mucho esfuerzo, aparentemente. Yo sería feliz si dedicase el resto de mis días a ver una y otra vez este vídeo.

Si quieres tener poder sobre los hombres, olvida la actitud de mujer fatal. No te llevará a ninguna parte. Es mucho más sencillo, trabaja en tu postura, en cómo te expresas con tu cuerpo, en como caminas. Un hombre sabrá como tratarte desde el momento que entres en la habitación. Conozco pocas mujeres –u hombres- que puedan transformar una habitación al entrar en ella, pero es lo que hay que intentar conseguir. Se trata de tu aura, tu actitud y como colonizas el espacio a tu alrededor.

Utiliza tus ojos y tu sonrisa. Sé expresiva. Hay mujeres que conozco que serían sexy aunque estuvieran dentro de una caja y sólo les sobresaliese la cabeza. Tal es el poder de la actitud y la expresión. No tengas miedo de mirar directamente a los ojos y mantener la mirada. Salí una vez con una chica que era de origen árabe. Nunca olvidaré su mirada, sus ojos eran como espejos negros que se lo tragaban todo. No tengas miedo de reírte a carcajadas. Todavía hoy puedo escuchar la risa de Margaux reverberando por las paredes, aunque no ha estado aquí en años.

Sexy también es espontaneidad y ser natural. No se trata de estar siempre flirteando ni actuando. ¿Te has preguntado porque la mayoría de los hombres tienen fantasías con sus compañeras de trabajo o sus vecinas? Nos gustan las situaciones naturales y poco sofisticadas. Nunca he conocido y estoy seguro que nunca conoceré a un hombre que haya tenido –o pueda tener- fantasías con Victoria Beckham. De hecho, creo que debe ser imposible. Tampoco con una modelo de un anuncio de Gucci. Tomarse la moda muy en serio o dar la impresión de que cuesta demasiado esfuerzo ser de una manera es totalmente contraproductivo. La sofisticación exagerada y muy elaborada no nos resulta atractivo en absoluto a los hombres.

Sexy es ser tu misma. Los seres humanos reaccionamos inmediatamente a las personas que son seguras de sí mismas. Los miembros del grupo instintivamente reaccionarán positivamente al considerar esto como un valor. Alguien que sabe lo que quiere puede resultar sexy. Tener sentido del humor o tener un acento puede ser sexy. Los zapatos planos no son sexy, de hecho la mayoría son horribles, pero ver el pie descalzo de una chica jugando con una bailarina mientras estudia en la biblioteca, eso es irresistible. Cuantos exámenes no me habré perdido yo por quedarme más tiempo del debido en la biblioteca sin estar realmente estudiando. Lo cual me lleva al último punto del cual quería hablar en este artículo, pero probablemente uno de los más importantes.

Como acabo de mencionar, a menudo lo sexy ocurre a pesar de ti. ¿Qué quiere decir esto? Pues que lo emites frecuentemente, sin necesariamente saberlo. Los hombres pueden verlo y percibirlo aunque tú no te des cuenta,  aunque no estés haciendo nada y aunque a propósito no quieras irradiar esa energía. Por tanto, mi consejo es: concéntrate en evitar todo aquello que no es sexy. Sé segura de ti misma y natural, conoce a tu público objetivo y lo que le motiva o molesta, sé expresiva y consciente del poder que puede tener tu personalidad. Todo lo que necesitas para ser sexy ya lo llevas dentro. No hay nada que tengas que comprar. Mientras que el sexy comercial lo tienes que pagar y es sólo temporal, el sexy real está al alcance de todos. El sexy comercial tiene que ver con alguien diciéndote lo que tienes que llevar, el sexy real es sacar lo mejor de lo que llevas dentro. Tiene que ver con tu actitud y puede durar para siempre.

Anna Wintour

Anna Wintour is often referred to as the “Ice Queen” and is undoubtedly the most influential individual in the world of fashion, an important sector in the global economy, with revenues in excess of $20 billion per year. She is the editor-in-chief of American Vogue and became known to the general public when the book “The Devil Wears Prada”, written by former assistant Lauren Weisberger, was turned into a very successful film starring Meryl Streep and Anne Hathaway, and was supposedly inspired by Weisberger’s experience with Wintour.

British-born Wintour has a reputation for being a ruthless, distant and cold woman, who frequently asks for the impossible. There are stories of interns panicking when they realize they have to ride with her in the same elevator. Even friends say that they feel a chill running down their spine when they have to meet her. But all this may simply be exaggeration mixed with truth. Myths and legends are the result of a collective narrative to which everyone contributes. She is probably no more implacable or demanding than the late Steve Jobs or than any other important CEO. And her aloofness may simply be typical British reserve combined with shyness.

Meryl Streep’s character in the movie is based on Wintour and the office was similar to the point that it is said that Anna had hers completely redecorated. Although Wintour ended up saying that the film was enjoyable and that she was 100% behind it because it was good for the fashion world, she reportedly called top fashion designers promising not to cover them in Vogue if they made cameo appearances in the movie playing themselves. True or not, in the end, only Valentino appeared as himself in the film. Anna, exhibiting some elegant sense of humour, attended the 2006 première of the film dressed in Prada.

Three years later a documentary on the real Wintour came out, directed and produced by R.J. Cutler. The film, called “The September Issue”, shows Anna and her team of editors during the process of creating the most important issue of the magazine each year. The one that sets the trends for the next seasons. The filmmaker had unprecedented access to Anna and to the people who work for her. The movie, which won the Grand Jury Prize for Excellence in Cinematography at the 2009 Sundance Film Festival, is incredibly entertaining and helps us understand the incredible power wielded by this woman over all the players in the sector, from photographers to designers and from celebrities to department stores. She’s an implacable perfectionist.

At fashion shows, Anna always hides her emotions behind her sunglasses, which have become her trademark. Many don’t know, however, that they are in fact corrective lenses, because she suffers from deteriorating vision. They could also be a way to protect herself from merciless scrutiny of the press and from the people around her, the kind of shield shy people need to feel safer.

No one in the sector doubts her intuition when initiating trends or her vision when deciding new directions to follow. Vogue, for example, was the first magazine to include celebrities on its cover. Wintour justifies this saying that she wanted to feature women who had achieved things in life not just women who were beautiful. From the very first cover Anna, featuring Israeli model Michaela Bercu, was bold and innovative, to the point that the printers called the magazine to make sure there wasn’t a mistake with the cover photograph. Vogue continues to be today the authority in the world of fashion publications and the best selling fashion magazine in the world.

In 2009 Vogue sponsored the first Fashion Night Out event in New York City, an initiative meant to kick start the economy encouraging consumers to spend money and support the fashion industry that has over the years become a global celebration, held in cities from London to Sydney or from Madrid to Moscow.

Anna’s philanthropic work includes organizing gala dinners to raise funds for AIDS charities and the Costume Institute of the Metropolitan Museum of Art, and the creation of a fund to promote unknown designers. She has been mentioned as a potential candidate to be appointed US ambassador to the UK –she has dual citizenship- in gratitude for her fundraising efforts for Obama’s reelection. In 2008 Queen Elizabeth II appointed her Officer of the Order of the British Empire. She also received the Legion d’Honneur award, France’s highest honor, from President Nicolas Sarkozy in 2011. Never one to miss an opportunity for a fashion statement, Anna wore a Chanel haute couture suit that had just walked the runway the night before.

Sexy por Dentro (Parte 1)

Sexy es una palabra que utilizamos con mucha frecuencia y que sin embargo la mayoría de nosotros no sabría ni definir sin antes pensarlo. Es un concepto que se ha usado y abusado, como esos otros conceptos, chic y cool. Sabemos que representa algo positivo, pero su significado exacto es todo menos claro. Según un diccionario puede ser “(persona) que tiene gran atractivo físico y (cosa) con carácter erótico”, “muy interesante o atractivo”, “que tiene mucho atractivo sexual o lo provoca”, pero estas tímidas aproximaciones no le hacen justicia en absoluto y de hecho permiten decir que un zapato, un libro, un vehículo o un plan de negocios son sexy. Por reducción al absurdo, cualquier cosa que sea interesante, emocionante, agradable a la vista o glamorosa podría también serlo. Claramente es necesario intentar una mejor definición.

Es mucho más fácil determinar algo que no es sexy, por supuesto, así que empecemos por ahí. Todos sabemos que una risa vulgar, caminar encorvado, arrastrar los pies al andar o hablar con la boca llena son cosas que no son sexy. Un mal corte de pelo, un pelo dañado, con las puntas abiertas, un pelo teñido cuando ya empieza a crecer, un pelo mal cuidado. Nada de esto es sexy. Yo diría que llevar tacones altos y no saber caminar con ellos también cualifica. Morderse las uñas, ser un marimacho, estar siempre de mal humor o enfadada con el mundo también son comportamientos muy poco atractivos. Los tics pueden incomodar a los demás. La mayoría de los tatuajes definitivamente caen en la categoría de no sexy, y mientras que los que son realmente pequeños pueden resultar atractivos o tener su encanto, los grandes son manifestaciones de mal gusto y son cualquier cosa menos sexy, independientemente de lo bueno que sea el artista, que los hay excelentes.

No sexy

Afeitarse o depilarse las cejas para luego redibujarlas no es sexy. Incluso a los profesionales les cuesta dibujar una ceja mínimamente realista ¿Por qué intentarlo uno mismo? El maquillaje, en general, si es exagerado, puede inspirar rechazo. El otro día me despedí de una chica y me llevé parte de su maquillaje en mi camisa. Si se lleva maquillaje, los hombres siempre preferiremos que sea ligero y que parezca natural. Si se te va la mano puedes acabar pareciendo a la chica de la izquierda en la imagen de arriba. Esto es muy común los viernes y sábados. Yo prefiero una chica con un aspecto como el de Giselle, a la derecha. Algo que a lo mejor os sorprenderá es que a los hombres realmente no nos gusta el lápiz de labios. Está bien para realzar los labios en publicidad y en ocasiones especiales. Pero desde luego los hombres no son grandes fanáticos de la pintura en los labios. A mí, personalmente, me gusta besar labios pintados tanto como me podría gustar besar una pared recién pintada.

La mayoría de los hombres no te juzgarán por tu cartera o bolso, aunque yo en particular sí que considero que un bolso feo es poco sexy. Los bolsos gigantes que tanto se llevan ahora, hacen que una de dos, te veas pequeña o sencillamente ridícula. A menos que seas alta yo sugeriría simplemente evitarlos. Los hombres, en general, y creo que hablo por millones de hombres, también consideran que los pantalones Aladino (o harem o morunos) son un despropósito, feos y que no les quedan bien ni a las modelos. No sé de dónde salieron ni a quién se le ocurrió la idea de ponerlos nuevamente en las calles, pero hizo un flaco favor a la humanidad. Sé que muchas se verán a sí mismas sexy en este tipo de pantalones, pero creo que todos los hombres lo asocian con un bebé que se ha hecho en los pantalones. Los sujetadores con tirantes de silicona son ofensivamente antisexy. Llevar la camisa de tu novio por la casa puede ser sexy, pero tu ropa, cuando sales a la calle, debería ser de tu talla. Si una chaqueta, abrigo o camisa te queda demasiado grande (o pequeña) no la lleves. Mostrar el tanga o el sujetador, aunque sea de manera “accidental” no es sexy ni cool. Es simplemente sexual, aparte de vulgar, claro.

Pero entonces ¿Qué es sexy?

Voy a aventurarme a proponer que existen dos tipos de sexy. Tenemos el sexy natural y por otro lado tenemos lo que la industria de la moda y la publicidad en general quieren hacernos creer que es sexy. A esto llamaré el sexy comercial. Es Victoria’s Secret, es Mini, es el iPad, es Christian Louboutin. Podemos creernos los mundos de fantasía que las marcas crean para nosotros y nosotros decidimos si queremos ser parte de ese universo o no. Este tipo de sexy es accesible, siempre y cuando paguemos por ello. Representa un placer efímero y una ilusión. Es una satisfacción temporal, como comprar un juguete.

Como lo chic, lo sexy, en este sentido comercial, es un término que sugiere artificialidad, algo producido y no natural, bienes de consumo y marcas. Estoy hojeando las páginas del número de Octubre de 1995 de Vogue (arriba) y es obvio que la mayor parte de las cosas tienen un aire a antiguo. Pero bueno, de esto es precisamente de lo que se trata la industria de la moda. Cito a la gran sacerdotisa de las publicaciones de moda Anna Wintour (en el documental The September Issue“la moda no se trata de mirar hacia atrás, siempre se trata de mirar hacia adelante”. El sexy comercial es algo que puedes comprar, pero también es algo que tiene, en la mayoría de los casos, una fecha de caducidad.  El sexy real, para empezar, ni siquiera se puede capturar en una fotografía, porque es sensorial, tenemos que experimentarlo no sólo con los ojos, sino también con el resto de los sentidos.

Este sexy real y auténtico es algo completamente diferente al sexy temporal y artificial de las marcas comerciales. El sexy real es atemporal. No hace falta mucho dinero para tener un pelo saludable y sin embargo tener un pelo saludable es de las cosas más sexy que puede haber. Las publicaciones de moda exhortan a las mujeres a consumir cada vez más zapatos, más ropa, más maquillaje, más tintes de pelo y más cosméticos, como si de esto dependiera la verdadera felicidad. Las marcas de moda, en particular, dependen de la obsolescencia de los looks, de la misma manera que las compañías telefónicas dependen de la obsolescencia de nuestro teléfono móvil. La diferencia radica en que en el negocio de la moda el mensaje de renovación llega con cada temporada. Cada temporada hay que salir a gastar para poder seguir siendo sexy.

El sexy real no tiene que ver con enseñar más pierna o más pecho, un tirante por aquí, una correa por allá. No tiene que ver con llevar lápiz de labios rojos o ir encaramada en unos tacones peligrosamente altos. Sexy no es seguir tendencias, por lo menos tal y como yo lo veo. No olvidemos que la moda es sólo una industria y como cualquier otro sector tiene que vender. Y su negocio no es hacerte feliz, su negocio es fabricar fantasías para que tengas la impresión de que eres feliz, aunque cada vez esa felicidad sea más fugaz.

Este artículo trata sobre lo que yo creo que ser sexy es realmente. Va más mucho más allá de los estereotipos femeninos que han sido perpetuados en el cine, las series de televisión y la publicidad. Porque los hombres también se creen a veces la publicidad, pero en su interior son mucho más básicos. El sexy real no tiene nada que ver con ir de salida o calentona, ni de parecer traviesa, no se trata tampoco de llevar lencería cursi, y no tiene nada que ver ni con el color de las uñas ni de los pies. Ése es el sexy que vende la publicidad. Pero esas son formas de seducción muy poco naturales, hábitos adquiridos.

Los hombres somos bastante básicos en nuestros gustos y siempre preferimos la sencillez y la naturalidad. Una mujer bronceada es sexy, porque parece sana y es por tanto deseable. Una mujer demasiado bronceada provoca rechazo. No recomiendo tomar el sol hasta el punto de parecer un reptil. A los hombres nos gustan las manos cuidadas y encontramos unas uñas esmaltadas y en colores naturales agradables. Sin embargo, uñas en colores extraños, como el naranja, el negro, el azul claro, o peor aún, amarillo, nos resultan más bien poco atractivas. Aunque ya se sabe que hay gustos para todo, pero hablo siempre en un sentido muy general. Nos gustan los tacones altos, pero sin exagerar. Los tacones que son tan altos que necesitan una plataforma para compensar y para no matarse, a la mayoría de los hombres nos parecerán, no sólo ridículos, sino absurdos.

Una amiga mía un día me contó una historia. Cuando era pequeña solía ver películas de vaqueros con su padre. Me decía que recordaba cómo su padre describía las escenas en los bares del lejano oeste en las películas de Hollywood. Las escenas solían empezar de manera tranquila, con el bar lleno de cazadores de recompensas, soldados de permiso, vaqueros, comerciantes y jugadores; bebiendo, intercambiando historias, y todo se desenvolvía con normalidad. Esto, hasta que entraba una mujer en escena. A los pocos minutos ya había una trifulca tremenda y volaban las botellas y las sillas por todas partes. Aunque es una caricatura y una exageración, sí que es cierto que los hombres sienten un impulso primitivo de competir entre sí por una mujer valiosa y desde luego una mujer sexy es un activo muy valioso para un hombre, porque aumenta su status en la tribu. Ahora, no hay que perder de vista que nos gusta la autenticidad y rechazamos la artificialidad. Nos atrae mucho más una mujer sencilla, con personalidad y sutil sofisticación, que una mujer que se toma demasiado en serio la moda. Jamás seducirás a un hombre con un bolso Gucci ni con unos Jimmy Choos. Jamás. Le seducirás con misterio, con la manera en que te mueves o con tu sonrisa.

Para entender todo esto mejor, miremos la problemática desde otro punto de vista. Las mujeres no encuentran a Ricky Martin ni a Chayanne sexy porque sean guapos. De hecho, algunas mujeres no los consideran guapos. Los encuentran sexy porque irradian masculinidad y energía sexual, son hombres que no tienen miedo de sonreir y bailar, que parecen naturales. Y esto es independiente del hecho de que un hombre sea gay o no. Las mujeres los pueden encontrar sexy igualmente. Un hombre guapo sin personalidad no puede ser más sexy que un hombre feo con mucha personalidad. Eso lo sabe todo el mundo. También he oído muchas veces de mujeres que dicen que encuentran a un hombre que las hace reír sexy. Bueno, con los hombres no es tan diferente en realidad.

Como decía antes, los hombres también se creen a veces las fantasías que crean las marcas, y por ejemplo pueden creerse que la lencería y los tacones altos son sexy. Pero no es así.  Mujeres que nos resultan sexy por la calle lo son por algo que no podemos explicar a veces, quizás sea por su sonrisa, por la manera de fruncir el ceño o de enfadarse, por una parte del cuerpo que se puede entrever brevemente, o por la manera en que caminan. Es una energía que es como un aura que les rodea.

Es cierto que la lencería puede mejorar el aspecto del cuerpo de la mujer. Imaginemos por un momento que estamos en una playa nudista. ¿Cómo se puede ser sexy en una playa nudista? Si estás compitiendo con otras mujeres por la atención de un hombre, tendrás que hacer algo que te haga destacar, te atarás un foulard alrededor del cuello, te pondrás una pamela. Cualquier cosa. La lencería tiene su razón de ser y puede hacerte más sexy, por supuesto. El sexy comercial juega su papel en nuestras interacciones, pero el sexy verdadero trasciende esto y es algo que puedes ser todo el tiempo, y no es algo que se pueda comprar.

A menudo es algo que ni siquiera puedes evitar. Con frecuencia ese sexy es algo que otra persona ve en ti, y no algo que estés conscientemente intentando transmitir. Es tu alma, está dentro de ti.

Leer Sexy por Dentro (Parte 2)